Credibility:

  • Original Reporting
  • On the Ground
  • Sources Cited
Original Reporting This article contains new, firsthand information uncovered by its reporter(s). This includes directly interviewing sources and research / analysis of primary source documents.
On the Ground Indicates that a Newsmaker/Newsmakers was/were physically present to report the article from some/all of the location(s) it concerns.
Sources Cited As a news piece, this article cites verifiable, third-party sources which have all been thoroughly fact-checked and deemed credible by the Newsroom in accordance with the Civil Constitution.

La consejera Jennifer Bourdeon lidera una clase sobre técnicas de procesamiento sensorial para padres y personas que cuidan a niños en las oficinas centrales de Raise the Future en Denver. Bourdeon es una de un puñado de practicantes de Raise the Future en Colorado que facilitan grupos de apoyo para padres. El modelo de la Intervención Relacional Basada en la Confianza (TBRI, por sus siglas en inglés), ayuda a las familias a adaptarse a niños que han sufrido traumas. (Olivia Sun, The Colorado Sun vía Report for America)

El brillo de un poste de luz cercano capturó la ira en la cara del niño de 11 años mientras se paraba en la oscuridad. 

Su madre, Julie Bates, había llamado a la policía después de que su hijo, quien había estado bajo su cuidado desde que entrara al sistema de cuidados temporales a los 3 meses de edad, se escapó de la casa. Días antes, el niño había intentado suicidarse. Los hermanos del niño salieron a buscarlo por las calles cerca de su hogar en el Condado de Fremont, hasta que Bates lo vio a la distancia.

“No hubiera regresado si no lo hubiera visto”, Bates dijo. “Este fue nuestro punto más bajo. “Estábamos muy rotos como familia, muy desligados y muy desesperanzados”.  

La madre de ocho hijos había usado todas las sesiones de terapia posibles, perdido fe en los ejercicios para fortalecer la confianza y ya no contaba con tratamientos de salud mental para manejar los problemas cada vez peores de comportamiento que veía desarrollarse en su hogar después de adoptar a cuatro hermanos a través del sistema de bienestar infantil. 

Pero Bates, como muchos padres que están adoptando a niños con traumas suficientemente graves como para que los sacaran de sus familias biológicas, no encontró el apoyo necesario hasta que su familia llegó a su peor momento. La capacitación para los padres que adoptan a niños con un pasado traumático es limitada, The Colorado Sun encontró. Además, los fondos de la única agencia que trabaja para el estado proporcionando esa capacitación están empezando a agotarse. 

Un adolescente y un hombre se pasan una pelota de fútbol americano.
Nathaniel Bates, de 14 años, juega a la pelota con su padre, Keith Bates, y sus hermanos gemelos John y Joanna, de 12 años, en Florence. La pareja Bates tiene cuatro hijos biológicos y cuatro hijos adoptivos, y ha empleado las herramientas de la Intervención Relacional Basada en la Confianza de Raise the Future para integrar mejor a sus hijos en el hogar. (Olivia Sun, The Colorado Sun vía Report for America)

El estado empezó a contratar a Raise the Future en 2018 para que proporcionara apoyo y capacitación a familias después de que finalizaran sus adopciones. Colorado ha invertido más de $4.5 millones en la agencia en los últimos cinco años para financiar sesiones de capacitación, grupos de apoyo, asesoría en el hogar y atención de relevo (en inglés: respite care) a personas que cuidan de niños, tutores, padres biológicos reunificados, familias adoptivas y profesionales de forma gratuita. 

¿Qué son las adopciones “interrumpidas” y “disueltas”?

A una adopción se la considera interrumpida cuando el niño reingresa al sistema de custodia temporal después de que la adopción se finaliza, o cuando se coloca a un niño en un hogar adoptivo y el proceso de adopción se cancela antes que la adopción se finalice.  

Una adopción se disuelve cuando los padres adoptivos cortan legalmente los lazos con su hijo adoptivo en la corte. El niño entra al sistema de custodia temporal y puede ser adoptado por otra persona. 

De todas las familias que han recibido asesoría informada por el trauma a través de la agencia, ninguna ha reportado una adopción interrumpida, según el Departamento de Servicios Humano del estado y Raise the Future.  

Pero los servicios principalmente se financiaron a través fondos únicos federales que empezaron a reducirse en 2021, limitando así el apoyo que se ofrece a muchos condados. Una reducción del 40 por ciento en el presupuesto este otoño ha forzado a que la agencia recorte aún más sus programas.

Raise the Future está suspendiendo sus servicios de relevo y grupos de apoyo para personas que cuidan a los niños en todos los 64 condados. Esto quiere decir que más de 200 familias en el estado ya no recibirán el apoyo, la agencia dijo. Los servicios para familias que viven en nueve condados del área metropolitana de Denver se limitarán mucho y solo funcionarán si la agencia puede encontrar fondos adecuados a través de subsidios. 

El mes pasado, la agencia usó sus fondos de reserva para pagar $75,000 y seguir apoyando a familias necesitadas después de que su contrato con el estado se venciera y antes que el nuevo contrato se renovara, dijo Ann Ayers, la directora ejecutiva de la agencia. 

Una mujer parada y mirando hacia el lado izquierdo.
Ann Ayers, directora ejecutiva de Raise the Future en Denver. (Olivia Sun, The Colorado Sun vií Report for America)

“Como que odias ver que el estado invierta en un programa que verdaderamente, verdaderamente está funcionando y luego retirarse de ese programa. Esperamos poder encontrar fondos para recuperar y recobrar esto porque no queremos decepcionar a ninguna familia”, Ayers dijo. 

“Estos niños que ya están en el sistema son por los que creo que debemos preocuparnos más”. 

Capítulo Dos: “Sentía como que estábamos completamente solos” 

Bates y su esposo, un pastor en una iglesia local, habían criado a cuatro hijos biológicos cuando se dirigieron al sistema de custodia temporal con la intención de adoptar, una decisión impulsada por su fe religiosa y su deseo de ayudar a la comunidad. 

Pero las clases de custodia temporal y años de experiencia como padres no preparó a la pareja para abordar los comportamientos descontrolados de los niños—provocados por el trauma que los hermanos sufrieron antes de ingresar al sistema de custodia temporal—ni para el resentimiento que rápidamente aumentó entre sus hijos biológicos.

Un niño y una niña jugando al fútbol americano.
Un niño abraza a un perro.

IZQUIERDA: Los hermanos gemelos John y Joanna juegan a la pelota con su hermano Nathaniel en su jardín. (Olivia Sun, The Colorado Sun vía Report for America) DERECHA: John, de 12 años, juega con Romeo, el perro guía de su padre. (Olivia Sun, The Colorado Sun vía Report for America)

Un niño y una niña jugando al fútbol americano.
Un niño abraza a un perro.

ARRIBA: Los hermanos gemelos John y Joanna juegan a la pelota con su hermano Nathaniel en su jardín. (Olivia Sun, The Colorado Sun vía Report for America) ABAJO: John, de 12 años, juega con Romeo, el perro guía de su padre. (Olivia Sun, The Colorado Sun vía Report for America)

“Hay como silencio en la comunidad adoptiva sobre, ‘¿tus hijos hacen un dibujo donde te están disparando? ¿tienes alarmas en todas tus puertas? ¿tus hijos esconden armas abajo de su cama?’ Nunca nadie habla sobre eso”, Bates dijo. “Y cuando eso estaba pasando en nuestro hogar, sentía como que estábamos completamente solos”.  

Adopciones fracasadas en Colorado

A cientos de niños en el sistema de custodia temporal de Colorado les fallaron dos veces—primero cuando sufrieron abuso y negligencia y tuvieron que ingresar al sistema, y otra vez cuando esas adopciones fracasaron y los niños reingresaron al sistema. A través de docenas de entrevistas con familias adoptivas, adultos jóvenes a quienes los enviaron otra vez al sistema, defensores de niños y representantes del sistema de bienestar infantil, The Colorado Sun encontró que existe una falta de apoyo tanto para los niños como para los padres.  

Doble fracaso: A un promedio de 100 niños al año a lo largo de los últimos 10 años los regresaron al sistema de custodia temporal en Colorado después de que su “familia para siempre” los adoptara. Lee más

Reformando los subsidios: ¿Cómo deben las familias lidiar con la adopción de niños que han estado en custodia temporal y que tienen problemas intensos sin suficiente apoyo financiero? Lee más

Criando el futuro: El estado está buscando formas de ayudar y capacitar a los padres adoptivos, y se ha obtenido éxito con la organización sin fines de lucro Raise the Future (en español: Cría el futuro), pero recortes de presupuestos podrían arruinar los programas. Lee más

Tratando el trauma: La razón principal por la que las adopciones fracasan en Colorado es por un “problema con el comportamiento del niño”. ¿Qué es el trastorno de apego reactivo y la pérdida relacionada con la adopción? ¿Y por qué el sistema de salud mental fracasa en tratarlos? Lee más

No fue hasta años después de finalizar sus adopciones que el departamento de servicios humanos del condado conectó a Bates con Raise the Future y su capacitación especializada para ayudar a los padres a cubrir las necesidades de sus hijos con la ayuda de la ciencia cerebral. Dijo que los servicios fueron transformadores para su familia. 

“No teníamos recursos antes de Raise the Future”, Bates dijo. “Cuando finalmente conectamos con ellos, esperamos hasta saber que ya no podíamos manejarlo porque no quería que vinieran y se lo llevaran, y tampoco quería que a los otros niños se los llevaran. Tienes ese miedo”. 

El estado primero estableció un contrato con la agencia, anteriormente conocida como Adoption Exchange, para proporcionar una red de servicios de apoyo a padres adoptivos externa al sistema de custodia temporal. 

“Es muy difícil, especialmente para los padres adoptivos, regresar al sistema y decir: ‘Quizás, no estoy haciendo esto bien’”, dijo la gerenta estatal de permanencia, Korey Elger. 

El programa estatal empezó en 13 de los condados más rurales de Colorado, donde el apoyo se necesitaba más, y se expandió hacia adentro.

“Escuchamos muy fuertemente que nuestros condados rurales no tenían estos recursos y algunos de nuestros condados metropolitanos sí [los tenían]”, dijo. 

Los programas se financian en gran parte con incentivos federales para la adopción que tienen como objetivo apoyar a los niños y padres después de completarse la adopción. Los condados que eligen financiar programas a través de Raise the Future independientemente de los fondos estatales pueden decidir si los recursos están disponibles para todas las familias, incluidas aquellas actualmente en el sistema de custodia temporal o en riesgo de ingresar a él, Ayers dijo.  

Pero dependiendo de dónde viva una familia, las familias que más apoyo necesitan quizás no tengan acceso a recursos y oportunidades de capacitación.

“Crea una inequidad increíble”, Ayers dijo. “La [ubicación geográfica] se convierte en un obstáculo y, si se mudan aquí, los servicios disponibles [pueden] cambiar”.

Los fondos se recortaron el año pasado y eso forzó a la agencia a depender de fondos alternativos, como subsidios, para ofrecer apoyo en nueve condados metropolitanos, dijo. Recortes aún mayores se realizaron este otoño, y el estado y Raise the Future se vieron obligados a reevaluar el programa.  

En su último contrato con la agencia, el estado recortó el presupuesto de $829,000 a $500,000, según muestran datos del estado. Las sesiones de asesoría en el hogar y oportunidades de capacitación que enseñan cómo el trauma puede afectar el cerebro seguirán estando disponibles alrededor del estado, Ayers dijo. Sin embargo, los grupos de apoyo y la atención de relevo se pausarán indefinidamente. 

“Hablamos sobre cuáles eran los recursos más eficaces que estaban usando y tratar de realmente enfocarnos en ese contrato en los programas que encontramos son más eficaces”, Elger, con el departamento estatal de servicios humanos, dijo. “Siempre estamos esperando [recibir] más fondos para proporcionar más servicios”. 

El estado tiene otro contrato con la agencia para financiar el trabajo de trabajadores de caso, a través de la Fundación Dave Thomas para la Adopción. Esta organización sin fines de lucro trabaja para encontrar familias para niños cuya adopción haya fracasado y aquellos que han estado en custodia temporal por más tiempo, muchos a punto de alcanzar el límite de edad establecido por el sistema. Desde 2005, la fundación ha ayudado a 214 niños a encontrar familias en Colorado, según una vocera de la organización.

Un hombre, una mujer y un niño sentados en escalones acariciando a un perro.
Julie Bates y su esposo, Keith, habían criado a cuatro hijos biológicos antes de su decisión de adoptar cuatro más. “Cuando adoptas cuatro niños pequeños, asumes que se van a criar igual que tus hijos biológicos; no van a tener ninguno de los problemas que los niños en custodia temporal tienen”, Bates dijo. “Y eso no es verdad”. (Olivia Sun, The Colorado Sun vía Report for America)

Diez trabajadores de caso están trabajando a través del programa en 18 condados para ayudar a encontrarles un hogar a niños que han estado esperando en el sistema de custodia temporal por más tiempo. Esta iniciativa solo alcanza a cerca de la mitad de los niños que necesitan ayuda en el estado, Ayers dijo.

“Colorado arriesga convertirse de un líder en este espacio a no ser un líder en este espacio. Y eso, en nombre de los niños y las familias, es muy preocupante”, dijo. “Eres el que empieza la oleada y luego, ¿no la sigues?”

Capítulo Tres: Entendiendo el trauma a través de la ciencia del cerebro

La facilitadora Jennifer Bourdeon se paró frente a una docena de padres y otras personas que cuidan a niños y subió su mano con los dedos doblados sobre su palma y alrededor de su pulgar. 

Usando el modelo cerebral de la mano del profesor de psiquiatría Dan Siegel, levantó sus dedos hacia el cielo para mostrar su pulgar—o la parte del cerebro que presiente el peligro—para demostrar los impactos del trauma en el cerebro. 

Una mujer parada al lado de una mesa y mirando hacia la derecha.
El modelo de la Intervención Relacional Basada en la Confianza (TBRI, por sus siglas en inglés) de Raise the Future ayuda a las familias a que se adapten a los niños que han sufrido situaciones traumáticas, como la institucionalización, múltiples viviendas en custodia temporal o negligencia. (Olivia Sun, The Colorado Sun vía Report for America)

Cuando están en el modo de “huir, luchar o quedarse paralizados”, los niños que han estado expuestos a situaciones peligrosas en sus primeros años de vida tendrán dificultades para regular sus emociones, Bourdeon explicó. El abuso y la negligencia, hasta en el vientre materno, puede alterar el desarrollo cerebral de un niño.  

“Es como tener sus dedos en un enchufe todo el tiempo”, dijo.   

La clase, que Raise the Future ofrece, fue la primera de una serie diseñada para ayudar a padres a cubrir las necesidades de niños traumatizados a través de un modelo holístico conocido como la Intervención Relacional Basada en la Confianza (TBRI, por sus siglas en inglés). 

La clase enseña mejores formas de entender los comportamientos de los niños y cómo responder eficazmente para aumentar la confianza. 

“Con TBRI, vamos a enseñarles cómo profundizar y observar por debajo de la superficie lo que no podemos ver inmediatamente con nuestros ojos, para descubrir cuál es la necesidad subyacente de ese niño”, Bourdeon dijo. 

El modelo fue creado por Karyn Purvis de la Universidad Cristiana de Texas, y los facilitadores de Raise the Future lo enseñan alrededor del estado y a través de talleres en línea. El año pasado, la agencia también realizó tres campamentos terapéuticos familiares para enseñarles a los padres y a sus hijos cómo usar las técnicas de TBRI para manejar problemas con el comportamiento antes que empeoren. 

Bates asistió a uno de los campamentos de tres días con su esposo y tres de sus hijos en Purgatory Resort en Durango. La familia entera fue invitada a participar gratis. Cada niño tuvo su propia habitación y un servicio proporcionó todas las comidas.

“Hay como silencio en la comunidad adoptiva sobre, ‘¿tus hijos hacen un dibujo donde te están disparando? ¿tienes alarmas en todas tus puertas? ¿tus hijos esconden armas abajo de su cama?’ Nunca nadie habla sobre eso”, Bates dijo. “Y cuando eso estaba pasando en nuestro hogar, sentía como que estábamos completamente solos”.

— Julie Bates, la madre de ocho hijos

Cuando regresaron a su hogar en Florence, uno de sus hijos compartió un problema “alarmante”, Bates recordó. Ella y su esposo respondieron usando estrategias que aprendieron en el campamento, y le agradecieron a su hijo por su honestidad, asegurándole que lo ayudarían. En lugar de enojarse, Bates dijo que abrazó fuertemente a su hijo y que lloraron juntos. 

“Fue [en] ese campamento, específicamente, desarrollamos más confianza porque estuvimos con ellos toda la semana y pudimos enfocarnos solo en ellos. No tuvimos que preocuparnos sobre todas las otras cosas”, Bates dijo. “Pudieron confiar en nosotros con la verdad”.  

No se han organizado campamentos desde el verano de 2021 debido a la falta de fondos, según Raise the Future.  

En los últimos cinco años, 2,283 personas en Colorado asistieron a cursos de capacitación organizados por Raise the Future, beneficiando a un total de 500 familias cada año, según la agencia. Mediante sesiones de asesoría en el hogar, los facilitadores de Raise the Future han enseñado TBRI a más de 80 familias con cerca de 200 niños en sus hogares. 

“TBRI se desarrolló para niños con historias traumáticas, pero es un modelo humano”, dijo Brooks Kaskela, directora de servicios de apoyo a familias en Raise the Future. “Es un modelo para la interacción y las relaciones humanas”.

Un foto de cerca de un tazón con cuentas de agua.
Jennifer Bourdeon demuestra cómo levantar cuentas de agua con pinzas de plástico durante una clase sobre técnicas de procesamiento sensorial. Los niños con trastornos en el procesamiento sensorial no tienen la capacidad cerebral para priorizar sus sentidos físicos, Bourdeon dijo, y pueden sentirse fácilmente abrumados por estímulos diarios. (Olivia Sun, The Colorado Sun vía Report for America)

En el Condado de Larimer, ha liderado cursos sobre TBRI para el personal de un centro comunitario dedicado a la salud mental, quienes trabajan en el sistema de justicia juvenil y empleados del departamento de servicios humanos del condado.  

Durante un curso a mediados de agosto en Denver, la facilitadora Bourdeon compartió un mensaje similar entre adultos que cuidan a niños, padres adoptivos y defensores infantiles, recordándoles que no están solos en sus desafíos. 

“Quizás estén aquí porque han intentado muchas cosas y nada funciona. Quizás se sientan irritados, frustrados, desesperanzados, porque están lidiando con comportamientos realmente grandes y las cosas pueden dar mucho temor”, Bourdeon dijo. “Así que si están aquí y están frustrados y están desesperanzados, sepan que no son los únicos”.  

Capítulo Cuatro: Otras soluciones en Colorado y más allá 

Las opciones para que las familias adoptivas reciban ayuda en Colorado varían en los 64 condados del estado. Aunque el estado no lo requiere, el Condado de Boulder ha designado un equipo cuya tarea es comunicarse con una familia después de la adopción para ver qué necesidades tiene y ayudarla a conectarse con recursos. 

El personal llama a las familias, organiza grupos de apoyo, ofrece cursos de capacitación con facilitadores de Raise the Future y conecta a las familias con terapeutas que entienden la adopción, dijo Suzanne Daniels, quien supervisa el programa de familia y pospermanencia del condado. El programa se financia mediante un subsidio federal.  

“Nuestra esperanza es conectar con familias y hacerlas sentir un poco menos aisladas”, Daniels dijo. 

El equipo ha organizado eventos comunitarios, en granjas y pistas para patinar sobre hielo, para asegurar que las familias sepan dónde encontrar recursos y se sientan cómodas pidiendo ayuda antes de llegar a una crisis. 

“Cuando finalmente conectamos con ellos, esperamos hasta saber que ya no podíamos manejarlo porque no quería que vinieran y se lo llevaran, y tampoco quería que a los otros niños se los llevaran. Tienes ese miedo”. 

— Julia Bates, quien dice que la familia no tenía recursos antes de Raise the Future

“Después de vernos, nos necesitan, pueden hablar con nosotros. No damos miedo, no vamos a tratar de sacarles a sus hijos. Estamos aquí para ayudarlas”, Daniels dijo. “Así que tratamos de fortalecer el programa para que podamos [abordar con suavidad] a las familias”. 

El condado sigue una recomendación hecha en un estudio de 2007 sobre adopciones que la Universidad Estatal de Colorado patrocinó después de que investigadores encontraran que Colorado necesita más y mejores recursos para después de la adopción. Llamadas telefónicas y visitas a familias adoptivas son un método eficaz para evaluar las necesidades de las familias, el informe señaló.

Illuminate Colorado, una agencia sin fines de lucro que opera a nivel estatal, busca ayudar a los padres mediante un sistema de grupos de apoyo con pares, conocido como Círculo de Padres. Las clases están diseñadas en torno a una conversación y con frecuencia se enfocan en una necesidad específica en la comunidad, dijo Toni Miller, la gerenta de programas.

Hay más de 40 grupos activos alrededor del estado. En Colorado Springs, hay un grupo de madres. En Cortez, un grupo apoya a padres solteros. Círculo de Padres, diseñado para ayudar a padres de habla hispana y a sus familias, se reúne en el Condado de Adams, Denver, Lafayette, Lamar y Thornton. Otros grupos se diseñan específicamente para apoyar a madres embarazadas que enfrentan desafíos con trastornos por abuso de sustancias. 

Una puerta con un cartel de papel en ella.
Cajas de materiales apiladas contra la pared.

IZQUIERDA: Durante campamentos de tres a cuatro días organizados por Raise the Future, las familias y los niños reciben comida y cursos individuales sobre técnicas para procesar los sentidos. “Uno de los objetivos principales que estamos tratando de evitar es que los niños regresen al sistema”, Bourdeon dijo. (Olivia Sun, The Colorado Sun vía Report for America). DERECHA: Los niños con trastornos en el procesamiento sensorial no tienen la capacidad cerebral para priorizar sus sentidos físicos, Bourdeon dijo, y pueden sentirse fácilmente abrumados por estímulos diarios. (Olivia Sun, The Colorado Sun vía Report for America).

Una puerta con un cartel de papel en ella.
Cajas de materiales apiladas contra la pared.

ARRIBA: Durante campamentos de tres a cuatro días organizados por Raise the Future, las familias y los niños reciben comida y cursos individuales sobre técnicas para procesar los sentidos. “Uno de los objetivos principales que estamos tratando de evitar es que los niños regresen al sistema”, Bourdeon dijo. (Olivia Sun, The Colorado Sun vía Report for America). ABAJO: Los niños con trastornos en el procesamiento sensorial no tienen la capacidad cerebral para priorizar sus sentidos físicos, Bourdeon dijo, y pueden sentirse fácilmente abrumados por estímulos diarios. (Olivia Sun, The Colorado Sun vía Report for America).

Los facilitadores ayudan a asegurar que los grupos funcionen sin contratiempos, pero los padres lideran principalmente cada reunión, Miner dijo. Las organizaciones deben financiar los grupos, para cubrir los costos de la comida, los cuidados infantiles y un lugar para reunirse, aunque muchos grupos se realizan en salas donadas por iglesias o bibliotecas, dijo. 

“Creemos firmemente que los padres son los expertos sobre sus propias vidas”, Miner dijo. “Y muchas veces solo necesitan esa persona que puede sentarse a la mesa con ellos o aquellas personas que están sentadas a la mesa con ellos que digan: ‘Yo también’”. 

En 2021, 525 padres participaron en grupos, un aumento en comparación con 427 en 2020. Se han agregado más grupos este año, y los organizadores esperan seguir informando sobre los recursos disponibles. Los grupos de apoyo están diseñados para todos los padres y adultos que cuidan a niños, pero no da seguimiento a la cantidad de padres adoptivos que se han beneficiado con el programa.  

El Condado de Broomfield también cuenta con un equipo de crisis en la adopción que se comunica con familias para ver cuáles son sus necesidades y conectarlas con recursos, como servicios para la salud mental.

Libros infantiles en una repisa.
Raise the Future usa el modelo de Intervención Relacional Basada en la Confianza (TBRI, por sus siglas en inglés) para ayudar a las familias a que se adapten a los niños que han sufrido situaciones traumáticas, como la institucionalización, múltiples viviendas en custodia temporal o negligencia. 

Mediante sesiones de asesoría en el hogar, los facilitadores de Raise the Future han enseñado la Intervención Relacional Basada en la Confianza a más de 80 familias con cerca de 200 niños en sus hogares.

“La filosofía del departamento es reunirse con la familia donde esté y no tiene una forma predeterminada de apoyarla”, dijo Tiffany Ramos, gerenta de servicios para el niño, el adulto y la familia con el departamento de servicios humanos.  

Solo en los últimos años muchos estados empezaron a dar seguimiento a lo que sucede después de que niños en custodia temporal son adoptados, y solo un puñado de agencias estatales de bienestar infantil están analizando esos datos aún más para ver cómo mejorar. 

Georgia y Minnesota, por ejemplo, están creando equipos de evaluación que analizarán en qué parte del proceso el sistema dejó de funcionar y harán recomendaciones para realizar cambios normativos.  

En Colorado, hay un comité de examinación cuando un niño muere, el cual incluye expertos médicos y de seguridad infantil. El equipo se creó bajo una ley estatal de 2011 para examinar con mayor profundidad las muertes infantiles y las situaciones donde niños casi mueren, examinar en dónde fracasó el sistema de protección de menores y presentar un informe anual ante los legisladores. Pero Colorado, que solo empezó a dar seguimiento a la cantidad de adopciones fracasadas de niños en custodia temporal en 2020, no tiene un equipo que examina lo que no funcionó. 

Minnesota ha dado seguimiento a las adopciones interrumpidas y disueltas por varios años, y las ingresa en el “sistema informativo de servicios sociales” del estado. En 2019, funcionarios de Minnesota empezaron a recolectar datos sobre las edades de estos niños cuando fueron adoptados y cuando la adopción terminó, si fueron adoptados junto con sus hermanos, el grupo racial y étnico del niño adoptado y del padre adoptivo, y si un pariente adoptó al niño. El departamento de bienestar infantil de Georgia creó una “unidad posadopciones” el año pasado. 

“Estos datos son vitales para identificar fortalezas, áreas que necesitan mejorarse y brechas en el sistema de bienestar infantil”, dijo Tikki Brown, subcomisionada de los Servicios Infantiles y Familiares del Departamento de Servicios Humanos de Minnesota. “El objetivo es obtener más conocimientos sobre desafíos comunes, necesidades o recursos para apoyar a todos los involucrados”. 

Funcionarios del Departamento de Servicios Humanos de Colorado, al preguntarles qué planean hacer con los nuevos datos producidos sobre adopciones fracasadas, dijeron que se fijarían en las normas de otros estados. 

La familia Bates juega con los perros McQueen y Romeo en su jardín en Florence. (Olivia Sun, The Colorado Sun vía Report for America)

Capítulo Cinco: “Los éxitos nos hacen seguir intentando”

John Bates, de 12 años, jugaba a la pelota con su papá en el jardín una tarde fría de octubre antes de ir a la cena y grupo de apoyo con otras familias adoptivas que Raise the Future organiza todos los meses. Su hermana gemela, Joanna, le ofrecía bizcochos a Romeo, el perro golden retriever de la familia, y McQueen, el labrador color chocolate.

Una facilitadora de Raise the Future, quien solía visitar a la familia en su hogar cada semana, a veces durante horas seguidas para ayudar con problemas del comportamiento, ahora viene una vez cada seis meses.  

Ahora que los hijos de Julie Bates han crecido, sus cinco hijas mayores—tres biológicas y dos adoptadas—se han unido mucho a través del canto y conciertos en iglesias. 

Desiree, adoptada a los 12 años, actualmente cursa el tercer año en la universidad para obtener un certificado en consejería y ayudar a niños con desafíos similares a los que superó de niña en el sistema de custodia temporal. Christine, quien fue adoptada a los 8 años, está terminando su último año de high school, es gerenta departamental en una tienda local de segunda mano y está usando el dinero que ha ganado para comprarse un automóvil.  

De niña, solía guardar comida excesivamente y robar de su familia. Ahora, su madre describe a su hija como “extremadamente generosa”.  

“Los éxitos nos hacen seguir intentando”, Bates dijo. “Mientras sigamos respirando, seguiremos intentando”.

Esta la primera parte de una serie con cuatro partes llamada Adopciones fracasadas en Colorado.

Parte 1 | Parte 2 | Parte 3 | Parte 4

Olivia Prentzel covers breaking news and a wide range of other important issues impacting Coloradans for The Colorado Sun, where she has been a staff writer since 2021. At The Sun, she has covered wildfires, criminal justice, the environment,...

Jennifer Brown writes about mental health, the child welfare system, the disability community and homelessness for The Colorado Sun. As a former Montana 4-H kid, she also loves writing about agriculture and ranching. Brown previously...

Shannon Najmabadi covered rural affairs and the rural economy for The Colorado Sun from 2021-2023.

Olivia covers general statewide news at The Colorado Sun with a focus on equity, arts and environmental topics. Prior to working for The Sun, she was a photographer at the Des Moines Register, NPR’s science desk, the China Daily and...